4 de Julio Día de la Independencia de Los Estados Unidos

Hoy se celebra en los Estados Unidos el 241 aniversario de la Declaración de Independencia, cuando el 4 de julio de 1776 se dio a conocer la misma, indicando los postulados en que se basaba la revolución norteamericana y su propósito de desprenderse del dominio británico. Sin embargo, es necesario recordar que el primer documento de esta naturaleza fue la Declaración de Mecklenburg, suscrita en Carolina del Norte el 20 de mayo de 1775, la cual contenía todos los puntos que un año después desarrollaría Jefferson, desde la soberanía nacional a la lucha contra la tiranía y la vía para llegar a la división de poderes.

La Declaración de Independencia del 4 de julio fue un documento redactado por el II Congreso Continental en Filadelfia, que proclamó que las 13 colonias norteamericanas se habían autodefinido como trece nuevos estados soberanos e independientes y no reconocerían el dominio británico. Se conoce que Abraham Lincoln la hizo pieza central de su retórica (como el discurso de Gettysburg de 1863) y sus políticas. Desde entonces, se ha convertido en una conocida reivindicación sobre derechos humanos, como se aprecia en que:

“Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Esta Declaración de Independencia inspiró a muchos otros documentos similares en otros países, entre ellos, el Caribe, como fue el levantamiento de Carlos Manuel de Céspedes en Cuba, el 10 de octubre de 1868, iniciando la revolución de los Diez Años, con vistas a la Declaración de Independencia, que proclama: “La isla de Cuba no puede estar privada de los derechos que gozan otros pueblos, no puede consentir que se diga que no sabe más que sufrir. A los demás pueblos civilizados toca imponer su influencia para sacar de las garras de un bárbaro opresor de un pueblo inocente, ilustrado, sensible y generoso”.

Cuando se escribió la Constitución norteamericana en 1787, fue consecuencia de la Declaración del 4 de julio, y si bien no fue un documento perfecto, lo que fue originando las distintas enmiendas, con el paso del tiempo se ha mantenido vigente y la nación no ha sufrido ningún sistema opresor que haya conculcado sus libertades fundamentales.

El ejemplo de los Estados Unidos ilumina el universo y sirve de pauta para que las naciones tengan la posibilidad de vivir en libertad y al amparo del estado de derecho, en que se cumplan los propósitos que animaron a los Padres Fundadores en el preámbulo de la Declaración aludida.

Los cubanos estamos padeciendo de una longeva dictadura que oprime al pueblo cubano y la solución compete al mismo. No obstante, cuando el anterior presidente norteamericano resolvió el restablecimiento de las relaciones diplomática con la isla, es evidente que fue un gesto oxigenante para el régimen castrista, aspecto que el actual presidente se propone rectificar y exigirla a la dictadura el cumplimiento de los derechos humanos. El presidente Obama le estrechó la mano a Raúl Castro y el presidente Trump al pueblo, y como indica Jorge Luis García Pérez “Antunez”, opositor cubano y de corajuda y patriótica trayectoria en pos de la recuperación de la libertad en la isla: “El haber mencionado (Trump) los fusilamientos, la cárcel, la situación de los derechos humanos en Cuba, eso habla por sí solo…”, refiriéndose al discurso de Donald Trump en el Teatro Manuel Artime, el pasado 16 de junio, en el cual anunció la cancelación del acuerdo alcanzado por el presidente Obama y el dictador Raúl Castro.

De conformidad con las condiciones que vive el cubano de a pie carentes de los más elementales derechos y bajo un régimen opresor, vuelve a tener vigencia la Declaración de Independencia leída por Céspedes aquel 10 de octubre de 1868, porque a los pueblos civilizados toca, como gesto coadyuvante, imponer su influencia para sacar a la isla de esa dictadura.

Hoy el pueblo norteamericano celebra su fiesta patria y bajo su cielo nos permite el ejercicio de la libertad sin mengua alguna y vivimos con la esperanza de que nuestro pueblo cubano recupere definitivamente su status de país soberano, libre e independiente y la noche oscura del socialismo marxista pierda su existencia en la isla.

Fuente: elnuevoherald.com

Si te Gustó Comparte y Comenta
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comententarios

comentarios